Blogia
el vuelo de la mariposa

Pour avoir si souvent dormi

Corremos el riesgo de acostumbrarnos a lo extraordinario. La repetición de los prodigios nos instala en una especie de normalidad rutinaria y parece que no valoramos cuanto tenemos hasta que lo perdemos. Pienso en regalos como sus besos, que salga agua por el grifo, que la impresora imprima, su cuerpo desnudo, que el servidor de correo reconozca nuestra contraseña, el abrazo de su perfume enredado en mi ropa, el calor del fuego, la música, el olor a café recién hecho por la mañana, la ternura de su mirada o que de mil maneras se anuncie, otra vez, la primavera.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Cide -

Tengo la sensación de que la primavera, llegará como siempre sin anunciarse. Y de nuevo será un prodigio. Las macetas volverán a dar flores, las mozas volverán a lucir escotes, la vista se nos volverá a ir detrás de las mozas, los estudiantes de la universidad volverán a tumbarse en la hierba, volveremos a sentarnos en las terrazas a tomar una cerveza con brisa,...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres