Blogia
el vuelo de la mariposa

Libros en Huesca

No hay mejor escenario que el parque de Huesca, junto a las pajaritas que soñó Ramón Acín, para celebrar la feria del libro. Protegidos por la sombra de frondosos árboles y por el círculo mágico que forman las palabras contenidas en los libros, un centenar de niños participaba en un bingo literario, mientras los mayores paseaban demoradamente por las casetas de las diferentes librerías. Algunos de los visitantes de la feria del libro se conducen con la determinación de quienes saben qué quieren y qué buscan, otros acarician los libros y saben que alguno de ellos terminará seduciéndoles, otros parecen estar buscando un tesoro, un libro raro o sorprendente que le está esperando en cualquier estante...

Antes de ir a la feria, celebramos una fiesta con Rosa Tabernero, José Luis Jiménez, Polo Salcego y Virginia.

Por la feria del libro pasó un momento Víctor Pardo, que siempre está en tránsito, cargado de proyectos, llevando, como siempre, libros en las manos, trabajando de sol a sol y a destajo para reconstruir vidas rotas, pequeños detalles de la historia que son los que nos hacen realmente grandes. Estuve con Irene Abad Buil una historiadora que investiga cómo las mujeres participaron de mil maneras en una sociedad que les negaba un sitio. Conocí en carne mortal a Severino Pallaruelo que ha aprendido a mirar los ríos, las piedras, la montaña, los barrancos y carrascales, el cielo y las gentes que pueblan el universo. Mirar sin más para descubrir el tiempo lento de la vida. Enrique Satué volvió a regalarnos, con la humildad de la gente de la montaña, los secretos que atesora gracias a su paciencia de etnógrafo.

Y me sonrieron Cielo, Alberto y Sofía.

Lo pasé bien y mal, como siempre. Y hablamos de Palmira Pla, de Ildefonso Beltrán, de los hermanos Carrasquer, de Ramón Acín, de Paco Ponzán y de Evaristo Viñuales, de Simeón Omella, de María Sánchez Arbós...

Y ahora estoy otra vez solo, herido por la ausencia y el vacío que sólo llenan las palabras.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

R. -

Resulta acertado definir La tarea de Penélope como tentación y más aún cuando a la tentación se sucumbe como, de vez en cuando, suele ocurrir. Será feliz la travesía porque La tarea de Penélope, además de un “puñado de historias de maestros, escuela, amor y pedagogía” es un puñado de pasiones contadas magistralmente con el entusiasmo de quien descubre en cada nombre una vida que narrar.
No hace mucho tiempo, quizá unas pocas horas, un amigo mío me comentaba que estaba preparando un trabajo sobre un asunto relacionado indirectamente con la escuela aragonesa y que La Tarea de Penélope le había resultado una fuente de inexcusable consulta. Y es que nombrar escuela pública aragonesa es ya nombrar La tarea de Penélope e indefectiblemente a quien la escribió.

víctor -

ojalá tengas, Cielo, una agradable travesía. Suelo decir que el libro es un puñado de historias de maestros, escuela, amor y pedagogía, y una excusa para nombrar a algunas personas.
gracias por la paciencia y por la impaciencia
v ; )
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Cielo -

Al final no pude resistirme... y ayer lo comencé... Siempre se empieza a leer un libro, sea cual sea, con cierta espectación porque nunca se sabe qué secretos esconderá o por qué tiempos y lugares viajará o quiénes te acompañarán... Por eso creo que siempre que se empieza a leer un libro, sea cual sea, se empieza a vivir una aventura maravillosa y sorprendente...

Cielo -

Creo que yo soy de las que van directas a lo que quieren... sobre todo, porque durante todo el año compro libros, cuando me interesa o me apetece o lo necesito... cualquier razón es buena...
Ahí tengo en una esquina de mi escritorio "La tarea de Penélope"... como una tentación... que tendrá que esperar a que los exámenes me dejen tranquilidad y tiempo; porque no me suelo conformar con leer, sino que prefiero disfrutar y para eso hace falta un poco de sosiego... Ya te contaré...
Un saludo y enhorabuena por esta web paralela, Víctor.

Anónimo -

"-Nunca se está solo con un libro cerca, ¿No cree?... -dije, por decir algo-. Cada página nos recuerda un día pasado, revive las emociones que lo llenaron."

El Club Dumas. A.P.Reverte

Pasaba por aquí. ;) J.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres